Cara de “What the Fuck”.

Image

Mis primeros días en Cambridge han venido cargados de experiencias contradictorias. Si hago balance de mis sentimientos de los últimos días, creo que lo predominante ha sido el asombro con que he asistido a la transformación en la importancia relativa que concedo a las cosas.

Por ejemplo, la primera semana aquí me llamó la atención la frialdad con la que los británicos reciben a sus visitas o nuevos conocidos. No era algo que no me esperase de antemano, simplemente me resultaban chocantes las formas de manifestar esa frialdad. Como cuando hice una tarta de manzana con motivo de mi cupleaños y cuando mandé un mail a todo el laboratorio para que quien quisiera subiera a por un trozo (porque no he aclarado que mi sitio no está en el labo sino en una planta distinta, entre los escritorios de otros grupos), de 20 personas únicamente recibí 2 mails, y ambos venían a decir que debería ponerla en la planta baja en la zona del café, que era el sitio de poner las tartas. Cuando la bajé, una persona me dijo que tendría que haber avisado, que así me podrían haber hecho una tarjeta (deseándome qué, me preguntaba yo, si no me conocían de nada; más les valía intentar hablar un poco conmigo en lugar de pensar en cretinas tarjetas de felicitación). Cuando terminó el día, no quedaba nada de tarta. Pero nadie me dijo si estaba buena o no, o gracias por el intento, o deberías haberle puesto menos manzanas que te quedará estupenda. Algo, por amor de Dios. Lo que quiero decir es que no esperaba que me hicieran una fiesta de bienvenida, pero hay un paso entre la timidez o frialdad y la mala educación. Otro ejemplo muy bueno: hubo recientemente un festival de la cerveza. Básicamente, a pesar de que Cambridge es una falsa ciudad diminuta (para mí es más bien una residencia universitaria masificada), tiene unas 15 breweries, es decir, fábricas de cerveza. Y una vez al año hacen una especie de “cata” al aire libre, y como hacía bueno, una chica del labo mandó un mail proponiendo a todo el laboratorio ir juntos. Cuando bajé a preguntar si salíamos juntos, la chica que había propuesto el plan dijo que “lástima que no tuviera bicicleta, porque nadie iba andando”. Cuando le pregunté que cómo quedábamos me dijo que nos encontraríamos allí. Nota al margen: fin de semana en Cambridge, ciudad de unas 100.000 personas de las cuales una cuarta parte es post-adolescente (y por tanto, presencia asegurada en el festival). Obviamente ni se me pasó por la cabeza ir. Nadie me preguntó el lunes que por qué no había ido.

El caso es que ante estas situaciones solía quedarme con cara de “What the fuck?”, que viene a ser cara de “qué narices está pasando?”. Ahora, simplemente me río de mí mismo y de la situación, tan absurda que jamás me habría podido imaginar y que justamente por eso me impedía reaccionar bien.

El fin de semana pasado fui a una barbacoa con mis compis de piso. Algún día os hablaré de ellos, se merecen un capítulo aparte, y la verdad es que me dan mucha vidilla. El caso es que llegué un poco tarde, porque la barbacoa empezaba a mediodía y yo tenía un experimento planeado con mi supervisor aquí, que se preocupa mucho de que no me aburra los findes, así que me planea experimentos (otro día os hablaré de mis supervisores también, otro capítulo enterito para ellos!). Así que llegué sobre las 21h, lo que significa que todo el mundo estaba más ebrio que Massiel. Los británicos son muy tímidos y fríos menos cuando se emborrachan, por lo que intentan emborracharse constantemente para poder tener relaciones sociales. Lo que no saben, y eso es algo para lo que Ana Rosa Quintana sería capaz de hacer un documental interesantísimo (tipo “Sus hijos podrían estar haciendo ésto”, con imágenes de los británicos de fiesta; como si lo viera), es que cuando pierden la timidez, la pierden por completo. La timidez salió pitando del sitio a los 20 minutos de empezar la barbacoa. Porque lo que sí que jamás me habría esperado ver en Cambridge, ciudad con la mayor concentración de premios Nobel del mundo por metro cuadrado, es gente haciendo versiones beodas de Instinto Básico en medio de un bar, o manoseándose como si tuvieran que quitar toda la purpurina del cuerpo de la gente a la que previamente habían saludado con un helado “nice to meet you” con un apretón de manos fofo y dislocado (mirando al horizonte).

Ha pasado un mes y he hablado con exactamente 3 personas de mi host lab, que a estas alturas tiene para mí de host lo mismo que el desierto de Kara Kum. Sigo viendo cosas que me siguen pareciendo absurdas, pero ahora puedo echarme unas risas con un par de portugueses, españoles y turcos, y ya no se me queda cara de What the fuck.

Mientras tanto paso el tiempo viendo películas y cocinando. Si la habitación me aprisiona demasiado, entonces salgo fuera, a la lluvia.

Salgo al aire libre.

Salgo a correr.

Anuncios

4 pensamientos en “Cara de “What the Fuck”.

  1. yosoyleko dice:

    Los británicos son unos cracks. Pero la gente de Cambridge en realidad parecen ser toda una especie aparte. Yo sigo sin comprender cómo hay tantos premios Nobel en ese sitio que describes. Aún así daría un riñón por trabajar allí. Me das mucha envidia (sana) Mike!

  2. pmdaroca dice:

    Jo, pues será porque estoy un poco-mucho melancólica pero yo no te envidio! Más bien me compadezco/solidarizo con tu situación y no me cabe otra cosa que decir que ellos se los pierden, porque no se van a encontrar a un chico tan majo que cocine tartas, sea tan listo y tan interesante en la vida. Eso sí, en cuanto lleguemos hacemos una fiesta, no?
    Un beso enorme!

    • mforon dice:

      Pili guapa! Gracias por los cumplidos, lo mismo te digo a tí…ellos se lo pierden!

      Yo desde luego pienso celebrar mi regreso por todo lo alto, me hace una ilusión que no veas…quedar…con amigos…con amigos que quieren verte…planes….conversaciones reales, y no exclusivamente de cosas del labo o de la cerveza…ah, me pongo melancólico a la mínima yo también!

      Un besote a los dos, os echo mucho de menos guapetones!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: